Un paseo por la nubes… de La Palma.

Cuando tras unos instantes de oscuridad blanca aparecieron los primeros rayos del sol, pensé que había muerto y ascendido al reino de los cielos. Pero el frescor de las nubes acariciándome el rostro y el olor a mar me devolvieron pronto a la realidad. A 2000 metros de altura, cuando la Panza de Burro toma las cimas de la Isla “Bonita” de La Palma, la sensación es asombrosa y difícil de expresar.

A tus pies, el mar de nubes. Sobre ti, el sol que ilumina con fuerza lo que hasta hace nada era un día gris cerrado. Y al frente, las cumbres de las otras islas canarias que como el Teíde en Tenerife, asoman de la alfombra blanca que lo cubre todo. Es el momento de sentarse, tomar aire y disfrutar de las vistas. Es un paisaje impresionante y una sensación verdaderamente inolvidable.

 

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: