La Cascada de Colores, un manantial de paz.

En el descenso de la Caldera de Taburiente, en la Isla de La Palma, cuando la montaña busca una salida al mar por el Barranco de las Angustias, la naturaleza se conjura para ofrecerte un espectáculo magistral.

Millones de años de brutalidad geológica han formado un mundo de belleza en el interior de un gran volcán lleno de vida. Y allí, en su seno, una Cascada de Colores te demuestra que a veces, en una isla en medio del océano, lo más interesante, hay que buscarlo en las entrañas de la tierra.


La isla de La Palma es una lugar sorprendente. Es azul, verde y negra. Nacida del fondo del mar por la acumulación de erupciones durante millones de años, se convirtió en la isla del planeta con mayor altura en relación a su superficie.
En su interior, la Caledera de Taburiente, con su extinto volcán y su techo a más de 2500 metros de altura en el Roque de los Muchachos vigila la isla, el archipiélago y con los potentes radiotelescopios de su observatorio internacional, todo el cosmos.
Y en el centro, la paz. La paz y la naturaleza caminando de la mano en un parque nacional, reserva de la biosfera, exquisitamente cuidado y que una vez entras en él te sientes como en un abrupto jardín del Edén.
Un jardín de proporciones desmesuradas que lo cruza un riachuelo de aguas cristalinas entre paredes de roca volcánica que bien merece un pequeño paseo. Pero si al final del camino te espera una “Cascada de Colores”, el paseo es obligatorio.
A escasos metros de la señal que indica el camino, el riachuelo se divide en dos, un cauce bravo de agua cristalina y fría y verdor en sus costados y otro más manso, color ocre y de agua caliente.
La elección es obvia a menos que hayas visto alguna vez un riachuelo en la montaña con ese peculiar color y esa temperatura. A menos de 30 metros de distancia avanzando entre las laderas y sorteando pequeñas cascadas que se forman en su descenso, llegas a un lugar mágico y lleno de color. Un muro semicircular en la que mueren las paredes del barranco con vivos colores verde, rojo, amarillo y ocre de donde emanan diferentes fuentes de agua.
De la roca un manantial natural de agua limpia rompe contra un saliente y esparce su frescor, mientras que desde la superficie de la pared una gran cortina de agua cálida lo contra resta. Es asombroso y es fantástico, porque no lo olvides, estás en las entrañas de un volcán en una de las islas más afortunadas.



Anuncios

2 Responses to La Cascada de Colores, un manantial de paz.

  1. minimal says:

    Que divinas fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: